Entradas

" Decepcionante Realidad "

Imagen
Legañas tenia aún el sol cuando un estruendo desconocido silenció la algarabía de los gorriatos aquel 5 de julio de 2017 en Valverde de la Vera. Un violento tsunami se abría camino destrozando sin piedad todo lo que se encontraba a su paso. El agua tras 30 años de injusta condena dejó de ser presa,escapo de su cárcel con violencia, reventando el muro de su cautiverio, cobrándose venganza, sembrando miedo y desolación sobre aquellos que violentaron su libertad de siglos. Algunos recordaron que al menos un loco, del que decían estaba en contra del progreso de su pueblo, advirtió que no había necesidad de esa obra y mucho menos en ese lugar tan poco apropiado. Y no andaba descaminado el loco, por desgracia. 
Valverde, Valleverde, un pueblo elegido por la fortuna para que las aguas que le regalaba la madre tierra danzaran libremente por sus serpenteantes calles no supo corresponder a tan alto honor. Su calles, esas que fueron trazadas con sumo respeto por los anónimos ancestros de sus gent…

" Los muñuelos de la abuela "

Imagen
“Ya empezaba a oler. El aroma del aceite caliente se deslizaba hacia arriba por las empinadas escaleras de la casa chica. Era muy pronto aún para levantarse…”
Era el día de la Pura, el de la Inmaculada y no había escuela, madrugando tanto no iba a estar más que arreciíto el día entero.
-Buffff ¡que olor más rico, que olor más bueno! –orisqueba el chaval todavía adormilado. Mientras el aroma se tornaba harinoso y empezaba a sonar un chisporreteo conocido, pero para su pesar, poco escuchado y mucho menos frecuente-.
-¡Niña, niña! –Se apresuró impaciente hacia la cama de su hermana- ¡Corre, corre, levántate que agüela está haciendo muñuelos!.
Sin miedo a caerse por las empinadas escaleras, volaba relamiéndose la babilla esperando colarse en la cocina y en un descuido de la abuela, catarlos, aún a riesgo por impaciente quemarse bien el jozico.
- ¡Niño, suelta ese muñuelo que te vas a quemar! –Le reprende la abuela, con un ojo puesto en el chiquillo y el otro en el aceite hirviendo- Anda vete a…

“ la ingratitud es hija de la soberbia ”

Siendo yo un zagal barbilampiño escuché a mi tío Benigno (hermano de mi abuelo) que su padre, mi bisabuelo Caledonio, le dijo en cierta ocasión: “nunca seas ingrato, por muchos defectos que puedas tener. Si se es agradecido los amigos sabrán perdonar aquellos errores que podáis cometer, pues del ingrato, todas las virtudes que pudiera tener pasan desapercibidas”. Ese mensaje de mi tío, me viene a la memoria demasiadas veces en estos tiempos del desencuentro y de la errónea convicción de que no debemos luchar por ganarnos el respeto y el cariño de quienes nos rodean, de aquellos que nos apoyan, de aquellos que nos ayudan a subirnos al pedestal y a mantenernos en él, como hijos de la soberbia. Esa que practican aquellos que creen que nadie les ha cedido nada y que todo se lo merecen por méritos propios, sin tener en cuenta lo que pudiera suponer el sacrificio para aquellos que ceden, aún a sabiendas que aquello que están cediendo o entregando les corresponde por derecho y justicia. 
Decí…

“ sudo rm –rf ”

La verdad es que después de tanta matraca política nacional solo le queda a uno ganas de mandarles donde escuecen los pepinos. No salgo de mi asombro cuando día tras día se dice lo contrario de lo prometido el día anterior, pero sobre todas resuena una frase que repetida tantas veces como verdad ha sido la mayor de las mentiras. “No apoyaremos a Rajoy. No lo puedo decir más claro”. Ni mentir más alto, añadiría yo, Alberto Rivera. Sí señor, esto es mentir en seis letras. Aunque no me extraña nada pues como decía el otro día un tuiter “vivo en un País donde unos trepas han firmado un pacto con unos corruptos y lo han llamado pacto anticorrupción”. Para mear y no echar gota. Así que no me extraña que algunos quieran nuevas elecciones para oír a Rivera decir que no pactara con Rajoy.
Resulta desoladora la falta de memoria de la mayor parte de la gente, es la época de la inmediatez, del mensaje corto. Y por eso nadie parece recordar que este mismo PP que ahora pide al PSOE, por responsabili…

“Bodas de lata”

120 meses llevo dándoles la matraca. Un agosto de 2.006 junté unas palabras para con las que empecé a mirar las cosas con otros ojos. Si bien puede parecer ejercicio sencillo poner los hechos en orden sin enredarte en conflictos, creedme si os digo que a veces se hace rogar. 10 años dicen que no es nada, pero muchos recuerdos son. Y quizás eso sea lo importante, que lo que ha aquí se ha contado ayuda a recordar cosas que han pasado, que pasan y pasaran. Algunas de ellas ya dichas, algunas hasta la saciedad, no por ello menos justas, pues son de necesidad. Por aquí han desfilado fauna y personajes de todo tipo. Este espacio nació con ZP en su esplendor (sic), de Ley antitabaco, aquella de la igualdad u otra de educación, mientras al cordobés Montilla le hacen President. La ETA, a lo suyo, de bombas por Barajas. Mientras Rajoy, si Marianocho Recortes, chupaba banquillo, pero en la oposición. Visitamos el barrio sésamo electoral con Zepi y Blasjoy, como dúo principal. Merkel la teutona, …

“La versión digital del cuentacuentos”

Mucho se ha escrito y dicho desde el pasado domingo sobre las elecciones del 26J. Quizás demasiado para cosas que aún es difícil determinar su porqué. Sesudos analistas que igual entienden del sobrepeso de Paquirrin, la cirugía de la Esteban o la pérdida de votos de Unidos Podemos, buscan la explicación a tan extraño fenómeno. Pero lo cierto es que una cosa ha llamado la atención sobre manera, tanto a Ciudadanos como a Podemos, les llegan los votos de mismo modo que se les van. Quizás el precio de ser emergentes sea la incapacidad de fidelizar votantes. Pero esa nueva espontaneidad de hacer política ha significado que también los partidos tradicionales tengan una convulsión significativa al no convencer ya sus encorsetados mensajes. En esta nueva sociedad tecnológica de las prisas y los mensajes efímeros, donde imperan los impactos simples que vacían de contenido los discursos, donde el debate se reduce a un minuto de sentimentalismo, el mensaje se reduce a un momento televisivo que c…