Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2011

“La escoba al revés detrás de la puerta”

He de reconocer que nos no es de verbo extendido. Tengo claro, muy a mi pesar, que son más las veces que me cuesta menos juntar palabras sobre un papel que procurar que las mismas salgan por su natural lugar con el mismo orden. Es por eso que en mi faltriquera nunca faltan el papelin, la servilleta o el trozo de cuartilla, con algunas notas que luego me sirven para lanzarles este corrido. ¡Y es que mira que es sabio el pueblo!. Aunque a muchos, ya se sabe, que no les gusta ese saber del lugareño, pero este que escribe tiene la afición de escuchar, porque seguro siempre se aprende algo. Evidentemente este deporte está contraindicado para el voceras que solo gusta de alegrarse sus oídos, aún a sabiendas de la maldita gracia que nos hace a los demás su filosofía de sabelotodo y sus batallitas. 
Al hilo de esto, escuché una vieja costumbre que existía y aún existe. Se trata de colocar la escoba al revés detrás de la puerta para ahuyentar al pesado o para apremiarle a que coja las de Villad…