Entradas

Mostrando entradas de 2018

Villarcayo Fiestas 2018 Fuegos Artificiales

Imagen

" Decepcionante Realidad "

Imagen
Legañas tenia aún el sol cuando un estruendo desconocido silenció la algarabía de los gorriatos aquel 5 de julio de 2017 en Valverde de la Vera. Un violento tsunami se abría camino destrozando sin piedad todo lo que se encontraba a su paso. El agua tras 30 años de injusta condena dejó de ser presa,escapo de su cárcel con violencia, reventando el muro de su cautiverio, cobrándose venganza, sembrando miedo y desolación sobre aquellos que violentaron su libertad de siglos. Algunos recordaron que al menos un loco, del que decían estaba en contra del progreso de su pueblo, advirtió que no había necesidad de esa obra y mucho menos en ese lugar tan poco apropiado. Y no andaba descaminado el loco, por desgracia. 
Valverde, Valleverde, un pueblo elegido por la fortuna para que las aguas que le regalaba la madre tierra danzaran libremente por sus serpenteantes calles no supo corresponder a tan alto honor. Su calles, esas que fueron trazadas con sumo respeto por los anónimos ancestros de sus gent…

" Los muñuelos de la abuela "

Imagen
“Ya empezaba a oler. El aroma del aceite caliente se deslizaba hacia arriba por las empinadas escaleras de la casa chica. Era muy pronto aún para levantarse…”
Era el día de la Pura, el de la Inmaculada y no había escuela, madrugando tanto no iba a estar más que arreciíto el día entero.
-Buffff ¡que olor más rico, que olor más bueno! –orisqueba el chaval todavía adormilado. Mientras el aroma se tornaba harinoso y empezaba a sonar un chisporreteo conocido, pero para su pesar, poco escuchado y mucho menos frecuente-.
-¡Niña, niña! –Se apresuró impaciente hacia la cama de su hermana- ¡Corre, corre, levántate que agüela está haciendo muñuelos!.
Sin miedo a caerse por las empinadas escaleras, volaba relamiéndose la babilla esperando colarse en la cocina y en un descuido de la abuela, catarlos, aún a riesgo por impaciente quemarse bien el jozico.
- ¡Niño, suelta ese muñuelo que te vas a quemar! –Le reprende la abuela, con un ojo puesto en el chiquillo y el otro en el aceite hirviendo- Anda vete a…