Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2013

“Que dos años no es nada”

Imagen
…que febril la mirada de Mariano Rajoy cuando aquel 21 de diciembre de 2.011 tomó posesión, por fin, de su cargo de Presidente del Gobierno. Qué ardoroso, desasosegado e inquieto se presentaba ante la tarea de convertirse en el hombre de Estado, en cuyo estado tanto había deseado estar. Y una vez más se cumplió el guion: “prometer, prometer hasta meter, y una vez metido se jodió lo prometido”. Y es que ya sin quererlo, ni él, ni muchos de nosotros, hemos llegado al ecuador de la legislatura. «Cosas veredes, Sancho que non crederes», algunos afirman erróneamente que espetó Don Quijote a su escudero queriendo señalarle las grandes proezas que sin duda cumpliría y de las que él, sería testigo privilegiado. Esas mismas pero también erróneas pudo largarles Marianocho en su primer Consejo de Ministros a sus lustrosos tomadores de cargo. Ajustes, recortes, sacrificios, renuncias, tasas, peajes, copago, subidas de impuestos, déficit tarifario, Bárcenas, doctrina Parot, Catalunya, paro, desahuc…

“Tiempos de blanco y negro”

7 reformas lleva la “educación” en este País. Y cada una de ellas termina con el mismo sonrojoso final: el fracaso. Es triste que cada vez que cambiamos de gobierno el iluminado ministro del ramo no tiene otra misión que cambiar lo vigente para adoctrinar a futuros votantes sostenedores de ese su sistema. Todas la reformas educativas han sido contestadas pero quizás esta última la que más. Pero igual da. ¿Cuándo se hará una reforma educativa en la que también se escuche al soldado raso?. ¿Se escuche al profesor, al alumno, al padre?. ¿Cuándo?. Para ellos: Igual da. Con la justicia tres cuartos de lo mismo. Nos quitan ese poco que teníamos de respeto y nada pasa. Nos quitan los juzgados, nos ponen tasas, nos alejan la justicia para que esta no exista si no la pagas e igual da. Pero aquellos que somos tan intransigentes de decirlo y luchar por evitarlo, somos alarmistas y demagogos. ¡Benditos todos aquellos que pretendemos equivocarnos reclamando lo que por Historia y Justicia nos corre…