Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2011

La cuadrilla honrada

Ayer presencié una historia que he de contar y que pone sobre la mesa como son nuestros chavales o al menos algunos de ellos.
       Un grupo de adultos estabamos sentados en una terraza de un bar cuando paso la chavalería con su habitual alborozo y pavoteo. A esto que les veo que hacen corrillo y me llama la atención, pero realmente pensé que la estaban preparando. Pues no. Y esa es la historia. Habían encontrado un bolso con documentación y 35€. Pues los chavales comandados por una rubia pizpireta se acercaron a preguntarnos si conociamos a la persona que aparecia en la foto del DNI. Pues sí, si la conociamos y para más señas es una joven de una familia digamos "bien" de la Villa. Varios de nosotros le indicamos que al menos les diera las gracias a la cuadrilla honrada por devolverle el bolso. La chica quizás abrumada ante tanta insistencia decidió coger las de polvorosa entregandoles 1,2 € de propina. Pero claro eran 9. A lo cual una amiga de esta les entregó la mi…

El camándula, el barbas aspirante y el calvo que pasaba por allí

Imagen
La verdad es que llevaba todo el mes pensando que leches iba a escribir en este número. Es que es agosto. ¡Que pereza!. El País parece que se para. Agosto, vacaciones. El mes del buen tiempo, las fiestas y el rock and roll y también las moscas, importantes. Estaba en ello cuando me da por sintonizar la radio y me ponen sympathy for the devil. ¡que casualidad!. Entonces todo cambia. Sale ese pequeño demonio que todos llevamos dentro. Los dedos empiezan a soltarse y el tiqui taquear de las teclas se acelera escuchándose con mas fluidez.“Encantado de conocerte/Espero que sepas mi nombre/Pero lo que te desconcierta/es la naturaleza de mi juego”, repite entevarios “uuu, uuu” Mick Jagger. Mientras Keith Richards acompasa tenebrosos guitarreos. Y a mi me resuena en la cabeza: “uuu, uuu” y una sonrisa picarona (jijiji) se dibuja en mi rostro mientras las palabras fluyen unas tras otras. ¿Y este de que va?, pienso que pensareis. Sigo sonriendo.

Coño, ahora me ponen a Burning. Que hace una chica…