domingo, 17 de mayo de 2015

"El mayo bisiesto"


En la mañana del 3 de mayo recorrí Medina de Pomar junto a muchas personas bajo un solo lema “FrackingNo, ni aquí ni en ningún sitio”. Se ha visto de todo e incluso caras poco acostumbradas a estos maitines del populacho. Cierto es que no sobraba nadie, pero no es menos cierto que algunos estaban demás. Pero si algo queda nuevamente claro es que Las Merindades están en lucha contra esta sinrazón que el Ministro Soria y toda su corte de diputados y senadores nos quieren colocar desde la lejanía de la capital y el desconocimiento de esta noble tierra. Hoy 3 de mayo, gentes de Las Merindades o de otras tierras y muchos de los que aquí pasan parte de sus días, han hecho una vez más un ejercicio de sentido común ante este atentado contra la naturaleza y el futuro de nuestros hijos. Hoy el pueblo sencillo y cansado le ha espetado al Gobierno del PP que la dependencia energética no es más que el cuento con el que quieren tapar los favores hacia las grandes empresas frakingneras. Alemania o Francia también tienen esa dependencia y en cambio han prohibido esta técnica porque afecta a sus habitantes. Cataluña ha dicho no a la fracturación hidráulica, pero en su tierra, a los demás que nos zurzan. Estos junto al PNV (otros que en su casa no, pero en Montija sí) se han abstenido hace unos días en el senado de prohibirlo. Sea como sea una pancarta que rezaba: “Fracking NO ni ahora ni después de las elecciones” se ha visto hoy por las calle de la ciudad medinesa y deja muy a las claras el sentir de todos y la preocupación de otros que ven como sus castillos de arena se les desboronan entre esos dedos que una vez tras otra han votado aquello que el partido les reclamaba y contrariaba a sus vecinos.
 
Y cierto es que esa pancarta nos explica que el voto del miedo que tanto han utilizado se les volverá en contra. Ya no valen esas monsergas de que si no ganan se perderán las subvenciones. No, eso ya no cuela. Porque ya sabemos que gane quien gane el 24 de mayo, los ingresos de nuestros ayuntamientos llegarán de donde siempre han llegado: de nosotros mismos, de los impuestos que pagamos. Ya ha nadie engañan porque hemos aprendido que entre impuestos y tasas (IBI, Plusvalías, agua, saneamiento, licencias de obras, vados, vehículos…) se recauda casi el 80% de los ingresos municipales, el resto viene de aportaciones del Estado y de las Comunidades Autónomas, que no olvidemos también antes ha salido de nuestros bolsillos con la renta y demas. Y todo ello insisto es directo, gobierne quien gobierne. Otra cosa diferente es como se gasta ese dinero. Otra cosa diferente es como se reparte y se gestionan esos ingresos. En que se va la pasta. ¿Cuánto se debe por hacer inservibles obras que no se necesitan o que solo generan gastos y fueron construidas para mayor gloria del concejal de turno?. ¿Cuánto se dedica a pagar empleados municipales cuyo número se multiplica al acercarse cada mayo bisiesto?. ¿Cuánto ganan alcaldes y concejales por supuesta dedicación exclusiva?. ¿Cuánto se dedica a cada cosa? Eso es lo que no cuentan, eso se lo callan porque no interesa que lo sepamos. No quieren por ejemplo que sepamos que debemos, por ejemplo en Villarcayo MCV, 1.420.000€. No es bueno que se sepa que en Villarcayo se destinan 2,88€ para programas de protección social por habitante, cuando la media en los municipios con los mismos habitantes es de 88,8€ o en Medina para lo mismo 0,73€ y en Espinosa 27,67€.
 
Por eso estamos ante el reto de poner en marcha ayuntamientos nuevos, limpios, sin miedos ni deudas de partido, sin prepotencia ni arrogancia y con ganas, con muchas ganas, de gestionar bien lo público, con transparencia y con la ayuda de la gente. Y por ello para acabar el corrido vuelvo a mentar algunas de las sabias palabras que Don Quijote aconsejó a Sancho antes que fuese a gobernar la ínsula, con otras cosas bien consideradas «Haz gala, Sancho, de la humildad de tu linaje, y no te desprecies de decir que vienes de labradores; porque, viendo que no te corres, ninguno se pondrá a correrte; y préciate más de ser humilde virtuoso que pecador soberbio… Nunca te guíes por la ley del encaje, que suele tener mucha cabida con los ignorantes que presumen de agudos…» (Cap. LXII Libro II). Salud. Fracking NO, ni en Las Merindades, ni en ningún otro lugar.

0 comentarios: